martes, 31 de enero de 2012

Capítulo #14: Lejanía.


PVO ISABELLA

Cuando volví a abrir mis ojos, todo a mi alrededor se veía distinto... o tal vez yo era la distinta, extrañaba demasiado a Edward, me dolía dejarlo así, sin que comprendiera el por que de mi marcha, pero tal vez fuese mejor así ya que... podría seguir adelante...

En cuanto ese pensamiento cruzó por mi cabeza, un peso extraño se posiciono en mi dedo anular, a lo que aún un poco mareada y desorientada observé la pequeña y delgada sortija de oro blanco que adornaba mi  falange... dolida suspiré, cuanto lo extrañaba... cuanto me dolía hacerle sentir este gran cargo en su pecho, ahora que era mi esposo, pero yo no podía permitir que le hicieran daño.

-Isabella-. Llamó Demetri fuera de la habitación, (en la cual hasta este momento me dí cuenta que me encontraba).

-Pasa-. Dije para después arrepentirme de hablar, ya qué mi garganta ardío en llamas ante este hecho, sentía hambre... y sabía a que tipo de hambre me refería... a esa sed que todos me adviertieron que tendría... por sangre.

-¿Cómo te encuentras?-. Preguntó Demetri entrando cauteloso, aún así su voz se escuchaba realmente con preocupación... ¿Por qué?.

-¿Te importa?-. Inquirí entre grosera y realmente curiosa, abrío desmesuradamente sus ojos, hasta que en ellos se reflejo una enorme tristeza.

-Bella... yo conocí a la madre de Reneé cuando aún era muy pequeña, ella era muy parecida a tí, un día en una excursión de Heidi...-. Su voz paró abruptamente, perdido en el dolor del momento, yo no sabia que pensar o hacer... toda esta información era tan... dolorosa y escalofriante, que solo pude mirarlo haciendolo comprender que siguiera, a lo que el tomo aire y con la voz a medias continuó:

-Llegué demasiado tarde, ya la habían traido a la fortaleza. Te preguntarás el porqué de mi encariñamiento con tu abuela ¿verdad?-. Cuestionó certeramente, a lo que yo nuevamente asentí.

-Ella era... mi nieta-. Confezó lleno de dolor, casi podría decir que si fuese humano lloraría, aquí ya nadie tiene sentimienos desde hace mucho y supongo que el verme le causo una gran pena.

-¿Cómo?, ¿Por qué?-. Mi menté viajaba a mil por hora intentando entender lo que me acababa de decir, pero no tenía la suficiente información para que ni como vampiro yo pudiese sacar una conclusión.

-Yo también una vez fuí humano Bella, tenía familia... esposa, hijos... yo era un leñador, mis manos estaban llenas de cayos que orgullosas mostraban que trabajaban incontables horas por los seres que yo amaba-. Dió una pausa para tomar un poco de aire, era innecesario, pero tal vez lo hacia para controlarse...

-Una extraña desaparición de gente comenzó a asotar en el pueblo, nadie sabía que hacer, y yo no podía darme el lujo de no trabajar... así que me interné en el bosque para ir por leña, ruidos por doquier empezaron a causar que me sobresaltara... después un silencio frío, como el que habita en un cementerio reinó en todo el lugar, hasta que la sensación de un gran dolor comenzó desde mi cuello al resto de mi ser.

Me llevaron muy lejos de mi familia, no los pudé volver a ver por miedo a dañarlos,
y cuando los años pasaron y me encontré a tu abuela Marie... y tampoco pude hacer nada por ella,
me juré que si el destino me daba la oportunidad de encontrar a otra familiar mía no dejaría que Aro le hiciese nada-. Finalizó entre murmullos.

Mis ojos estaban abiertos como platos, y mi cabeza daba vueltas todo era una realidad tan extraña, confusa...tan... subrealista.

Me levanté lentamente de la cama y caminé hacia él, para darle unas pequeñas palmadas en su hombro, me daba tristeza el verlo así... tan derrotado y dolido, era comprensible a el también le habian quitado todo al entrar aquí y por lo menos ahora sabia que contaba con un amigo en esta fortaleza de torturas.

Marco y Demetri me entrenaron lo mejor que pudieron, tanto que llegué a ser mejor en combate que Demetri el cuál siempre reía gustoso de verme prosperar en mis técnicas; caso aparte era Marco, quien de poco en poco comenzó a tomarme estima y procuraba protegerme de las encomiendas de Cayo y los desdenes de Aro, cuestión que le estaba comenzando a acarrear problemas, ya que ellos no entendían el comportamiento protector que tenían Marco y Demetri conmigo.

A pesar de pleitos, peleas y gruñidos, logré hacer que todos en la fortaleza respetasen que yo quería tomar sangre animal, cosa que me hacia ser más debil que  los demás, pero como siempre decia Marco: "no por eso significa que sean mejores en batalla", no entendía como pasarón 5 años tan rápido.

Esperaba que cada día pasara con más rapides aún, moría por estar de nuevo con mi esposo... y esperaba que también el estubiera así por verme a mi, yo me conformaría con verlo incluso de lejos, con tan solo saber que estaba bien.

Yo sabía que un ser tan bueno como el jamás estaría al lado de alguien como yo, que estubo entre Vulturis, matando gente que no tenia porque tener ese indigno final, con las manos sucias de venganzas que no me tocaban saldar...

-Oh, vamos niña, el te ama-. Me decía con su grave voz Marco, intentando sonreír, para el era una tortura también su estadia, pero intentaba que yo sufriese lo menos posible.

-Amo a Bella... no a lo que me eh convertido-. Respondí con la voz rota de dolor.

-Sigues siendo Bella...-. Demetri dejó la frase a la mitad, porque advertimos la cercanía de Aro, a lo que todos volvimos a nuestra rutina habitual, yo iba a un costado de Marco, (al tercer año de mi estadia aquí, se me dió ese cargo en la guardia), Demetri al otro y el ya mencionado, iba enmedio con su mascara de venganza  y dolor, que solía utilizar para despistar a Cayo.

-Isabella-. Me llamó Aro, a lo que yo pose  mi vista sobre el y asentí mostrando mi hilera de afilados dientes, en una mueca mordaz, todos en la guardia me temían, y eso para mi era lo mejor.

-Dígame-. Dije entre socarrona y burlona, Aro gruño por lo bajo, pero en esta ocasión lo dejo pasar.

-Tenemos una encomienda para tí y Demetri, hay un clan en Seattle que esta causandonos problemas, son neofitos al parecer, no hay quien los guie y no podemos permitir que nuestra existencia sea revelada-. Ordenó Aro.

-Claro que no, no queremos que se den cuenta de las abominables vestias que los rondan de noche-. Sisee por lo bajo, ganandome una mirada de reprensión de Marco.

-Aparentemente no haz podido doblegar el inpertinente caracter de Isabella, ¿cierto Marco?-. Dijo Aro sonriendo amargamente, el quería siempre demostrar su superioridad con respecto a lo demás, situación que molestaba a todos, (sobre todo a Cayo)., pero nadie se atrevía a molestarlo por echarse ensima a Jane, Alec y la lectura mental de Aro mismo.

-Isabella, es un buen miembro de la guardia, tan solo es jóven y por ende, poco disciplinada-. Disculpó en todo cordial Marco.

-Pues esperemos que en este viaje que realizarán Demetri y tú puedan hacer algo al respecto, porque sino estaré encantado de que yo y Jane le enseñemos modales-. Amenazó por lo bajo Cayo, quien se rehunía a nosotros, sin previo aviso.

-Claro que lo hará-. Contestó por primera vez Demetri.

-Espero-. Advirtió Cayo, mientras que él y Aro se retiraban de la sala y cerraban la puerta a sus espaldas.

-Ahora que estemos en Seattle, tal vez puedas ver a Edward-. Dijo Marco con un aire esperanzado...

Ya no quiero hablar
Ya se dijo todo
Duele uno ver
Cosas del ayer

Hice igual que tu
Me quede sin cartas
Ya no hay vuelta atrás
No reparten más

Va todo al ganador
A quien jugo mejor
Me toca a mí perder
Que le voy a hacer

Quise ver en ti
Un lugar seguro
Un muro alrededor
Ese fue mi error

No debí soñar
Un amor tan puro
Que inocente fue
Ir de buen a fe

Los dioses por placer
Eligen sin querer
Sus dados a rodar
Marcan nuestro azar

Va todo al ganador
Te deja su dolor
Es como debe ser
Hoy igual que ayer

Ya no quiero hablar
Ya se dijo todo
Duele uno ver
Cosas del ayer

Va todo al ganador
A quien jugo mejor
Me toca a mí perder
Va todo al ganador

Ganador...

 ***********************
Capi dedicado a Romina y Anto, mis dos niñas hermosas, ojalá les guste.
Besos.

Yess*.*

2 comentarios:

Romina dijo...

Yess cariñoooo!!! Me encanta este fic, es absolutamente genial, me tiene atrapada, que coincidencia qu Demetri sea el tatarabuelo de bella no?? Una idea muy buena, estoy ansiosa por el siguiente, podrá ver a Edward verdad??? Ayyyy amigaaaaa mil gracias por dedicarme este maravilloso capítulo, es increíble, me has demostrado que eres alguien en quien confiar, alguien que considero una amiga, de nuevo gracias por el capítulo, me ha e muy feliz :-) mañana publico mezcla de sentimientos, espero que leas el capa y como siempre espero tu comentario bss!!!!

DarkPrinccs dijo...

Demetri es familiar de Bella!??? Dios, mi morir con eso!!! El la ayuda, eso es lo que me encanta *u* Se pone buena la historia, y Bella vera a Edward awwwwwww ojala el no lo arruine jajaja