domingo, 5 de diciembre de 2010

¿Cambio?...No... la palabra es... Novedad...


Nota/: Yo se que estuve fuera, honestamente quisiera haber publicado esta es  un two shoot, que hice por que me llego la inspiración al escuchar algo de música hoy,  espero les agrade y me avisan que tanto les gusto para seguir con la otra mitad de este two shoot....
Besos, las quiere... Yess*.*

PD/ Two shoot dedicado a: Isabella Macouzet, mi hermana..., Anto te adoro mi niña ¿lo sabes?... y a Angel O''Shea escribes genial gatica.. saludos.

Mi vida como reportera siempre ah sido la misma, estoy graduada de Marketing y Publicidad, la carrera la estudie en Cambrige, mis notas sobresalientes, y 4 años de escritora.... y mi joby es estar en los medios de Comunicación, con 2 programas de radio...¿se preguntan si soy rica?... !ja¡.... NO...La respuesta es sencilla los reporteros no ganamos, estamos envueltos en un mundo de glamour y bellezas, pero apenas y ganamos para mantenernos con una vida modesta...No todos podemos ser....ricos de revistas como Vanidades, Hola....


Otros cubrimos buenos eventos.. pero no tenemos ni en que caernos muertos... ¿mi ventaja?.. compleja y sencilla a la vez.. recibir una herencia bastante jugosa.. me hizo tener suficiente dinero como para darme el gusto de tener este trabajo.. Hoy en la noche tenia un evento en el restaurante Suntory... con uno de los Administrativos.... llegue temprano envuelta en un vestido de cóctel, negro de seda hasta los tobillos y unas zapatillas altas....


-Buenas noches, bienvenida al restaurante Suntory, me da su nombre por favor señorita-. Me dijo la recepcionista.


-Yess Masen-. Dije sonriendo.


-Oh, pase señorita el señor Withlock la espera-. Dijo caminando hacia un pasillo con piso de granito pulido.


-¿El señor Withlock?-. Pregunte interesada.


-Si, el Dueño de este Restaurante-. Dijo la empleada, yo no conocía el nombre del dueño, solamente hablaba con su secretaria por teléfono o chat y asistía a las ruedas de prensa.


-Oh-. Dije caminando hasta una sala apartada de casi todos de asientos de piel blanca y piso alfombrado negro.


-Tome asiento por favor, el dueño y la administradora la vendrán a acompañar en unos momentos-. El lugar aun no se empezaba a llenar ya que yo siempre llegaba un poco antes para evitar el aglomeramiento de gente. Unos momentos después una chica un poco alta, piel blanca y ojos negros se acerco alegremente a mi mesa.


-Buenas noches soy la administradora, mi nombre es Josefin Case-. Dijo con una sonrisa extendiéndome su mano.


-Muy buenas noches, Josefin, soy Yess Masen vengo del periódico New York Times-. Dije con una sonrisa, ya que soy la columnista del periódico encargada de Sociedad.


-Oh, mucho gusto, ¿estas cómoda?, ¿necesitas algo?-. Pregunto sentándose junto a mi.


-No, estoy bien gracias-. Dije sonriendo, al poco rato de hablar con Josefin llego un chico rubio, de ojos azules, alto, blanco y de sonrisa tierna, caminando hacia la mesa a paso tranquilo, yo pude haber pensado que era un columnista ya que su atuendo no se veía costoso, ni nada por el estilo, pero me di cuenta que era alguien importante, ya que casi con prisa se levanto Josefin cuando el joven llego a la mesa.


-Buenas noches-. Dijo sonriendo... vaya que era guapo... pero... yo no vengo para conseguir pareja...solo a hacer mi trabajo...


-Buenas noches-. Dije sonriendo igualmente, y parándome para saludarlo de mano.


-Mi nombre es Jassper Withlock, dueño de este Restaurante-. Dijo dándome un beso en la palma de mi mano.


-Un placer conocerte Jassper, mi nombre es Yess-. Dije sentándome de nuevo.


-¿Me puedo sentar?-. Pregunto amable, yo me reí ante su petición, lo que hizo que se fijaran en mi las miradas de extrañeza de Jassper y Josefin.


-Perdona, por reírme, pero siendo el dueño, ¿porque pedirme permiso para sentarte en una mesa tuya?-. Pregunte tratando de no reír.


-Tienes un curioso sentido del humor Yess-. Dijo sonriendo y sentándose.


-Perdonen, yo me retiro-. Dijo Josefin parándose y retirándose de la mesa.


-¿Porque curioso?-. Pregunte divertida.


-Por que, muchas únicamente me hubiesen dicho: claro, adelante... en cambio tu te reíste-. Dijo sonriendo y negando con la cabeza con gesto de indulgencia.


-Cierto soy rara-. Dije poniendo los ojos en blanco.


-No.. yo no diría rara... mas bien... linda-. Dijo logrando hacerme sonrojar tremendamente... cosa que era difícil de lograr conmigo.


-Uh... ¿gracias?-. Dije mas en pregunta que en respuesta.. el solo volvió a reír.


-¿Te parezco graciosa, no?-. Dije viéndolo con mirada retadora.


-Mas bien intrigante-. Dijo suspirando al final de la frase.


-Y dime..¿porque hacer un restaurante?-. Dije curiosa.


-Pues... digamos que... nunca es mal momento para hacer un negocio propio.. y dejar de ser el Junior de la familia-. Dijo viendo  por la ventana atrás de mi.


-Oh-. Dije asintiendo y meditando su respuesta.


-Evalúas mi respuesta, ¿cierto?-. Dijo viéndome con cara de acusación.


-Cierto... ¿tan notorio fue?-. Pregunte, soy pésima mentirosa así que no había porque negar una verdad evidente, aunque me extraña haberle respondido así... hubiese sido alguien mas y yo simplemente hubiera sido condescendiente y cambiaría el tema....


-Un poco, tus ojos divagaron, expresa mucho tu forma de mirar-. Dijo observando con atención mis ojos.


-Dicen que los ojos son las ventanas del alma-. Dije pensativa.


-Entonces tienes una hermosa alma-. Dijo viéndome con aprecio.


-Gracias, también tus ojos son de lindo color Jass-. Dije antes de caer en cuenta de que lo había tuteado.


-Lindo apodo-. Dijo risueño.


-Perdona no me di cuenta de que te tutee, discúlpame el atrevimiento-. Dije avergonzada.


-Esta bien, puedes hacerlo-. Sonrío haciendo un gesto con la mano llamando al mesero.


-¿Gustan algo de tomar?-. Pregunto el mesero acercándose a la mesa.


-Si, yo quiero una Coca-Cola, con hielos por favor-. Dije amable.


-Yo un licor de ciruela, por favor-. Dijo Jass, viéndome de reojo, mientras el mesero asentía y se retiraba.


-¿Que te resulta tan interesante en mi?-. Pregunte viéndolo y poniendo mi cabeza de lado, siempre hago eso  cuando tengo alguna duda.


-Te muestras con un andar y hablar frívolo, tipo cesión de fotos fashion.....-. Rió, para después volver a comentar - Pero en pequeños momentos te muestras como eres un ser candoroso y lleno de luz-. Dijo sonriendo y mirando mas profundamente mis ojos.


-Vaya....creo que me tendré que ir antes de la rueda de prensa-. Pare un instante para sonar mas dramática y apreciar su cara de espanto...- Aparentemente en estos minutos tu ya me conoces mas de lo que yo a ti... y la entrevista es para ti.. ¿o no?-. Sonreí burlesca, pude notar como sacaba todo el aire que guardo de golpe, y sonreía tranquilo.


-¿Te gusta jugar conmigo, cierto?-. Pregunto viéndome con interés.


-Llevo años, en estos medios en las entrevistas casi siempre tienes que ser el tiburón,  y desempeñarte como tal-. Dije recordando mis primeros años en esto, y reviviendo lo duro que fue conseguir trabajo.. y ni se diga entrevistas...


-Claro, pero ¿que tal si por hoy, dejas de ser un tiburón y los dos nos quedamos como delfines?-. Pregunto tratando de que la platica fuese mas casual.


-Vale, solo por el rato que estés sentado aquí-. Dije segura, ya que los magnates nunca se quedan cerca de los reporteros se van con su grupito, un rato después.


-¿Me estas corriendo?, ¿no habíamos quedado en que no pido permiso porque son mis sillas?-. Pregunto con tono de ofendido.


-No, no... digo... es... que bueno... supongo que no te vas a quedar toda la noche, teniendo que estar con los demás medios-. Dije viendo como se acercaba el mesero con nuestras bebidas, yo solo asentí y el mesero se retiro.


-Supones mal, siendo el anfitrión, no tengo porque hacer algo que no quiero-. Dijo tomando un sorbo de su bebida, podría ser muy rico y galante pero por dentro era un berrinchudo que siempre tenia que hacer lo que quería..


-Pero si saludar  a los demás medios, es tu deber como anfitrión-. Dije en tono de mandato.


-¿No quedamos que ambos delfines?...-. Dijo recordándome en lo que habíamos quedado.


-Si... lo lamento.. la costumbre-. Dije suspirando y tomando un sorbo de mi soda


-Jajaja-. Rió, asintiendo, el resto de la noche la pasamos hablando sobre su carrera, mi carrera, el restaurante, la noche paso rápida, y con bastantes cotilleos a mi alrededor, toda la gente me miraba y empezaba a susurrar cosas al odio de gentes a sus lados, cuando de plano me arte, deje el tenedor sobre mi cena y dije:


-Jass, por favor o aclaras que no soy NADA  de ti, o me voy por que honestamente ya estoy cansada de ver a los demás periódicos cotillear sobre tu y yo, o el montón de fotos que nos sacaron ya-. Dije haciendo un moin.


-Oh, vaya.. ¿asi que te preocupa el que dirán?-. Dijo riendo.


-Si...-. Gruñí por lo bajo... Jass tomo mi cara con ambas manos y me planto un beso en la frente, haciéndome sonrojar y haciendo que todas las miradas se posaran sobre nosotros.


-Su atención-. Dijo Jassper parándose, en este instante quisiera que se habrá la tierra y me trague entera, todos levantaron la mirada hacia Jass, sonrió y continuo... -Como habrán notado, gran parte de la noche eh estado sentado junto a ella.... En excepción de cuando fui a recibirlos, note que se están empezando a hacer rumores, y como no queremos pasarnos mal la noche ninguno, quisiera aclarar que Yess, es una vieja amiga de la infancia y comprenderán que me quede sentado con ella... ahora sin mas ni mas... disfruten de su cena.. y  mas tarde concederé las entrevistas pertinentes-. Dijo sentándose de nuevo,  y yo aun toda sonrojada, negaba con la cabeza.


-Dios, Jassper, nos sacas de un embrollo y me metes en otro... -. Suspire comiendo un bocado de sushi.


-No te angusties, a lo mucho dirán que somos novios-.... La noche siguió su curso, y cuando menos cuenta me di, ya era hora de irme, en si no me dio una entrevista, pero hablar tanto con el me dio una idea de lo que pude escribir, me despedí rápidamente y salí directo  a mi casa, en donde las horas pasaron rápido frente al ordenador,  cuando menos lo pensé ya había escrito toda mi columna, y ya estaba enviada para la imprenta de mañana,  los días pasaron, y mi columna fue de las mas leídas, todos empezaron con el rumor que predijo Jass, tome una gran fama, pero no de la forma que hubiese querido... hasta que un día llame a Jassper... Ambos pensamos que no le deberíamos de dar importancia, y el rumor se apagaría... y así fue.. aunque... de esta cena tan peculiar nació una gran amistad,  ahora llevamos 5 años de ser amigos.. y yo me encontraba escribiendo esto en mi computadora, cuando...


-¡Yess!-. Me interrumpió Jass, entrando por la puerta de mi oficina, y haciendo que se me olvidara lo que estaba por escribir frente al ordenador...


-¿Que?-. Gruñí.


-¿Que haces?-. Pregunto sentándose a mi lado.


-Pues, escribir mis memorias, pero cuando usted señor entro azotando MI puerta, pues.. se me perdió el hilo de lo que estaba por escribir-. Dije frustrada viendo todo mi estudio.


-Se te olvida que es mi  restaurante-.  Dijo riendo, aparte de ser columnista soy la gerente general del Restaurante, por obra y gracia de Jass.


-No, no se me olvida, pero aun así, es mi despacho... y estoy por terminar de escribir mi columna del periódico,  y aparte me falta guardar el diseño de la pagina web del Suntory Internacional-. Dije viendo a Jassper y sacándole la lengua.


-Okey, vale mis berrinches, me voy, pero vuelvo en un rato quiero ir a comer contigo-. Dijo saliendo rápidamente, antes de que saliera alcance a decir:


-¿Ya vez porque creen que somos novios Withlock?-. Dije negando con la cabeza.


-No, me importa, sirve que te espanto pretendientes-. Rió, y camino por el pasillo, suspire resignada y continué con mi trabajo,  apenas termine de enviarlo y Jassper ya estaba entrando por mi puerta.


-¿Tanto te cuesta tocar la puerta Jass?-. Pregunte viéndolo con cara de falso enojo.


-No, no pienso tocar la puerta-. Dijo riendo.


-¿Siempre igual de necio?-.  Dije riéndome y tomando mi bolso, caminamos fuera de mi oficina y nos topamos con  un columnista de vanity fair, y de nuevo a los flashes...


-¡Señor Withlock, señorita Masen!, ¿piensan hacer formal su compromiso pronto?, ya son 5 años de ser novios, ¿ya hay fecha de boda?-. Pregunto el reportero.


-No, llevo 5 años repitiendo lo mismo, el no es mi novio, y por ende la respuesta a tus demás preguntas es no, con permiso-. Dije tratando de caminar entre la prensa, pero el brazo de Jassper en mi cintura me retuvo en mi lugar.


-¿Es cierto que trabaja aquí con planta señorita Masen?-. Suspire viéndolos con cara de paciencia.


-Si-. Dije tajante.


-¿Porque?-. Pregunto, una  chica.


-Por que le ofrecí el trabajo, porque me gusta su trabajo en el New York Times-. Dijo Jassper tranquilamente.


-¿Sigue trabajando en el New York Times?-. Pregunto otro fastidioso reportero.


-Si, tengo planta ahí, y no pienso dejarla, me desempeño como escritora, pero estudie Marketing y Publicidad, así que aquí practico lo estudiado-. Dije rogando porque ya se retiraran.


-Ultima pregunta Señor Withlock, ¿por que le gusta la señorita Masen?-. Suspire, esperando que Jassper les dijera algo como: ya me voy, o no mas entrevista, pero al contrario contesto:


-Me gusta porque es linda, y admitamos que a muchos de aquí les gusta por lo mismo, pero solo es mi amiga-. Al terminar de decir eso me empujo entre los reporteros, abrió la puerta del copiloto de su Lamburgini,  dio la vuelta al coche, entro, y arranco saliendo con calma por la calzada del restaurante.


-¿Por que dijiste eso?-. Pregunte suspirando confundida.


-Porque es cierto, a muchos nos gustas porque eres muy guapa, es todo-. Dijo tranquilo, con una media sonrisa adornando su rostro.


-Vaya... así que soy un maniquí.. en exhibición-. Dije mas para mi misma que para el, pero me escucho y contesto rápidamente, con tono de molestia.


-No te estoy diciendo eso Yess.... y lo sabes-. Gruño por lo bajo, yo solo seguí callada y mire por la ventana,  al poco rato escuche que se removía incomodo en su asiento.


-Lo se... lo lamento.. pero es que no me gusta que me traten como muñeca en aparador, y el enojo no es contigo sino con los idiotas reporteros-. Suspire aun sin verlo a los ojos, a diferencia de los demás, con Jassper es con el único que procuro no pelearme, el siempre es muy ecuánime, e intento ser también así, sin embargo soy una persona explosiva y por eso a veces digo cosas que se que sin querer lo ofenden...


-No te preocupes cariño, te comprendo, pero es que te enojan los cumplidos, 5 años de conocerte y sigo opinando que tienes un sentido del humor curioso-. Rió.


-Oh no empecemos de nuevo como esa noche-. Dije viéndolo con cara de diversión.


-Hay mi niña obstinada de siempre-. Comento riendo, y estacionando el auto enfrente del restaurante La Chia.


-¿Comida vegetariana?-. Pregunte divertida.


-Si, ¿por que no?, antes eras vegetariana-. Dijo Jassper bajando del coche, y abriendo mi puerta.


-Justo por eso, odio la carne de soya- Gruñí por lo bajo con cara de asco.


-Pero hay hot cakes de alcachofa, y nieve de guayaba, yo se que te encantan-. Dijo Jassper con una sonrisa de triunfo en el rostro.


-Yomi, Yomi, tienes razón, esa oferta es tentadora comamos aquí-. Dije sonriendo y dándole una palmada en el brazo.


-Lo sabia yo gane-. Dijo picándome la cresta, yo lo voltee a ver y le saque mi pequeña lengua.


-Calla pequeño saltamontes-. Dije mientras Jass pasaba su brazo por mi cintura.


-Buenas tardes, ¿quieren mesa para dos?-. Pregunto una camarera.


-Si, gracias-. Dije sonriendo.


-Perdón si sueno entrometida pero hacen linda pareja-. Cuando escuche eso me sonroje y me dio risa nerviosa, mientras Jassper decía:


-Gracias-. Sonrió arrastrando hacia atrás mi silla, para que yo me pudiera sentar.


-¿Cual es el menú de el día?-. Pregunte curiosa, viendo el pintoresco adornado del restaurante.


-Hoy tenemos hot cakes de alcachofa con nieve de guayaba  y rebanadas de fresa de plato fuerte, ensalada de frutillas para comenzar, y malteada de vainilla de tomar, ¿les apetece, o les traigo la carta?-. Pregunto amable la mesera.


-Yo si quiero el menú del día por favor, ¿y tu Jass?-. Pregunte viendo a Jassper quien me observaba distraída mente.


-¿Uh?... si igual por favor-. Dijo Jassper pestañeando rápidamente para concentrarse la mesera rió y se retiro.


-Jass, se te noto mucho la baba eh-. Reí.


-¿Cual baba?, si solo me quede pensando... es todo-. Dijo con la mirada perdida en una pintura colgada al lado de la mesa.


-Jassper, no evadas el tema, ¿por que me dijiste que estoy guapa, me trajiste aquí,  y no le negaste a la mesera lo que dijo?-. Dije viéndolo un poco molesta.


-Por nada en especial-. Dijo riendo, su jueguito me esta comenzando a desesperar, de repente se paro la música de fondo, subió a una tarima nuestra mesera y anuncio:
-Bueno, hoy es tarde de karaoke, nada mejor para antes de comer que cantar un poco para estar mas tranquilo y feliz antes de comer, ¿quien se apunta con la primer canción?-. Pregunto viendo a todos los comensales los cuales se miraban con cara de duda, Jassper odiaba "hacer el ridículo" según el,  y yo normalmente no soy del estilo de cantar karaoke, pero hay que romper la tensión, y hacer que los demás se animen así que levante la mano y dije:


-¡Yo!-. Dije parándome y caminando felizmente hacia la tarima, Jassper me volteo a ver con ojos de te mato, y yo solo le sonrei burlesca mente.


-Bien, aquí esta tu micrófono, en la pantalla de haya aparecerán las letras, trata de seguir el ritmo, la canción es Esta soy yo de el Sueño de Morfeo-. Dijo sonriendo y entregándome el micrófono, puso play y se comenzó a escuchar de fondo la melodía, solo empecé a cantar.


Esta soy yo.......
Dicen que soy un libro sin argumento..
que no se si vengo o voy...
que me pierdo entre mis sueños...


Dicen que soy una foto en blanco y negro,
que tengo que dormir mas.. 
que me puede mi mal genio..


Mi estomago estaba revuelto pero continué cantando, bajo la mirada reprobatoria de Jassper.


Dicen que soy una chica normal..
con pequeñas manías que hacen desesperar...
que no se bien... donde esta el bien y el mal...
donde esta mi lugar...


Y esta soy yo...
asustada y decida....
una especie en extinción tan real como la vida..


Jassper me miraba, y negaba con la cabeza pero yo sabia que estaba pugnando por no reír.


Y esta soy yo....
ahora llega mi momento...
no pienso renunciar...
no quiero perder el tiempo...


Dicen que voy como perro sin un dueño...
como un barco sin un mar...
como un alma sin su cuerpo...


Dicen que soy un océano de hielo...
que tengo que reír mas...
y callar un poco menos...


Jassper volteo a verme y me hizo un gesto, que me hacia cuando quería que leyera sus labios, para después gesticular: - no puedes ser un océano de hielo, únicamente un mar caribe.. no eres fría-. Dijo para después echarse a reír, yo continué cantando.



Dicen que soy una chica normal..
con pequeñas manías que hacen desesperar...
que no se bien... donde esta el bien y el mal...
donde esta mi lugar...

Y esta soy yo...
asustada y decida....
una especie en extinción tan real como la vida..

Y esta soy yo....
ahora llega mi momento...
no pienso renunciar...
no quiero perder el tiempo...


Yo estaba disfrutando hacer que Jassper se quitara de su papel de señor perfecto y se divirtiera un rato.

No soy lo que tu piensas...
no soy tu cenicienta...
no soy la ultima pieza de tu puzzle sin armar..
no soy quien ideaste..
quizá te equivocaste....
Quizá no es el momento..

Una sonrisa burlesca se instalo en mi rostro mientras cantaba ese fragmento de canción.

Y esta soy yo...
asustada y decida....
una especie en extinción tan real como la vida..

Y esta soy yo....
ahora llega mi momento...
no pienso renunciar...
no quiero perder el tiempo...



Y esta soy yo....
esta soy yo....

-Así que, ¿cantaste para molestarme, o me molestaste para cantar?-. Pregunto Jassper mientras yo me sentaba en mi silla, y otra persona pasaba a cantar.

-Jajaja, no, realmente cante porque quise, y estaba un poco molesta, y no quiero gritarte-. Dije tomando un bocado de mi plato que estaba servido, desde hace 10 minutos.

-Entonces...¿cantas para no gritarme?-. Pregunto viéndome con interés.

-Básicamente cualquier actividad que implique estar lejos de ti, y  tener que estar concentrada es buena, para que yo no te insulte-. Dije alzando una ceja.

-Nunca me has insultado en los 5 años que te conozco, no esta mal una primera vez-. Rió.

-No lo pidas Jass, por que el día que lo tengas no lo soportaras-. Dije viéndolo con paciencia mientras ambos comíamos algo de ensalada.

-Vaya-. Dijo sonriendo maquiavelicamente.

-Deja de cucarme y come-. Dije dándole un bocado de nieve en la boca.


-No-. Dijo sonriendo con malicia.


-Hay Withlock-. Dije comiendo de mi fruta y haciendo una pequeña mueca de enfado hacia el.


-¿Que Masen?-. Pregunto con cara de falsa inocencia.


-¿Por que fastidias?-. Gruñí.


-No fastidio a nadie, próxima señora de Withlock-. Dijo Jassper, al momento refute:


-No lo digas ni en sueños Jass... calla... y para empezar, primero: soy SEÑORITA, segundo: no me gustas, ¿como podría ser entonces DE WITHLOCK?-. Dije molesta.


-Ya veremos-. Rió, yo bufe y continué comiendo.


-¿Necesitan algo?-. Pregunto acercándose a recoger los platos de las ensaladas la camarera.


-No, muchas gracias-. Dije sonriendo un poco.


-No hay de que, gracias a ti por subir a cantar, y hacer que la gente se animara-. Dijo sonriendo la mesera y observando a la pareja que estaba cantando en este momento.


-No importa, tenia ganas de hacerlo-. Dije un poco mas tranquila.


-Con permiso-. Dijo caminado lejos de la mesa.


-Eh Withlock, pronto sera Navidad, y no hemos decidido que hacer, ¿en que piensas?-. Pregunte pensando en las pasadas Navidades, mientras sonaba el celular de Jassper y el lo abría, Jass después de unos minutos rió, y me paso el teléfono al verlo vi el mensaje:




Vista previa



Querida hermananita Yess y Jassper, (futuro cuñado):

Espero que no tengan planes ya de navidad, porque los queremos invitar a pasar la navidad 
en nuestra casa, y celebrar todos en familia.

Saludos de parte de Bella.
Atte: Edward  Masen.

Suspire y me reí, solo a el se le ocurría enviar una foto abajo del mensaje... mi hermano tenia ganas de que pasáramos la Navidad junto a el, en Londres.. ¿que opinara Jass?...

-Supongo que eso responde tu pregunta, ya tenemos planes-. Rió Jassper bebiendo un sorbo de su malteada.

-Si, aunque creí que querías pasar la navidad en otro lado, no te agrada el frió-. Reí recordando su queja el año que fuimos a Alaska, con sus padres.

FLASH BACK

-Jassper muévete, pareces tortuga-. Grite con una sonrisa burlona.

-Me voy a congelar Yess, apenas y me puedo mover-. Se quejaba Jass temblando de frió, y yo corría a su lado, parte de mi adolescencia la pase aquí en Alaska, asi que estaba acostumbrada.

-No seas tan exagerado, anda-. Dije jalando su brazo hacia la cabaña-.....

FIN DEL FLASH BACK

-No soy tan quejoso-. Dijo con cara de falsa molestia.

-Oh si lo eres-. Reí cucandolo, la comida termino, los días pasaron y cuando menos lo pensamos estábamos subiendo a un avión.

-¿Alo?-. Pregunte mientras abordaba el avión, y abría mi celular porque sonó.

-Hey cuñis, ¿ya están abordando el avión?-. Pregunto Bella, con tono emocionado.

-Si Bells, ya estamos abordando, llegamos haya mañana, tranquilízate-. Reí.

-¿Hablas con Yessi?-. Pregunto la voz tan familiar de mi hermano.

-Te paso a tu hermanito-. Rió.

-Linda que gusto que vengan-. Dijo mi hermano con tono risueño....