miércoles, 15 de septiembre de 2010

Un hola, un adiós y algo mas....


Yess Evenson Masen

 Hoy es mi primer día de clases en el instituto de Carlisle Vulturi,



No quería ser igual que los demás, quería poder conservar mi alma limpia (Si es que se puede dado que soy vampira), tal vez me den una segunda oportunidad, justo por eso lo hacia una segunda oportunidad....






En mis primeros años como vampira fui sádica, cruel y despiadada, hoy en un vano intento de redimirme voy a un instituto de vampiros vegetarianos, que abrió hace poco uno de los



Vulturis, hago un ridículo intento de "domesticarme", y eso me aleja de mi amado hogar



Londres, estoy a unos minutos de subir a un avión que me conducirá a Volterra Italia, el clima es soleado, lo que para mi desgracia hará que solo pueda salir de la academia en las noches...






-Vuelo 436 con destino a Volterra, favor de abordar por la puerta izquierda-. Dijo una aeromoza lo que me recordó que así iniciaría mi nueva vida... En un viaje...










-Me entrega por favor su boleto-. Me pidió la aeromoza antes de subir al avión, me incomodaban sus pensamientos, era demasiado egocéntrica...






-Aqui esta-. Respondí secamente.






-¿Señorita Swan?-. Pregunto.






-Si, Isabella Swan-. Respondí, ella solo asintió y me dejo pasar, solo porque son seres vivientes…



Realmente no me agradan los mortales...! Para mi grandiosa suerte tendría que sentarme junto con un humano, así que tuve que alimentarme muy bien ayer!






Me senté en el asiento de la ventana, saque mi Pod, y me dispuse a olvidarme de todos y concentrarme solo en mi...






- !Já!, como si eso le fuera difícil-. Me respondió mentalmente otro vampiro, aparentemente un neófito, pelo desordenado broncíneo, ojos miel al igual que los míos, alto y se podría decir que guapo sin mencionar que también lee mentes... !Y por supuesto es un antipático, entrometido!






-Buenas tardes-. Me dijo en voz alta sentándose junto a mí, en lo que el avión comenzaba a despegar.






-Buenas tardes-. Dije sin mirarlo y poniendo más alta la música.






- ¿A dónde se dirige?-. Pregunto con cierto aire de respeto, que mas bien era miedo ya que soy mayor que el...






-¿Porque te interesa?-. Pregunte fastidiada.






-¿Podríamos tratar de conversar amablemente no cree?-. Dijo viéndome con ojos persuasivos.






- Ni siquiera se tu nombre, ni te dignaste a saludarme, ¿tanto te cuesta decirme un simple "hola"?-. Pregunte.






El se quedo inmerso sin responderme en borrosos recuerdos de su infancia, algo me hacia recordarlo... Pero no sé, tal vez solo me quiere confundir... ¿qué hare?...






-¿Cuál es su nombre?-. Pregunto viendo un viejo recuerdo de su primer beso...






Automáticamente reaccioné y lo recordé, el era mi primer novio y amor…






-¡Tú eres Edward Cullen!-. Dije viéndolo con mis ojos más abiertos que un plato.






-Hola Bella-. Dijo con voz baja y cariñosa, después pensó:






-No podrás quejarte, ahora si te dije un simple “hola”-. Rio mentalmente.






-Jajaja, cierto, ok, voy a Volterra porque me quiero redimir estudiando en el instituto de Carlisle Vulturi, fui demasiado despiadada, ya no soy la misma Bella buena eh interesada por los demás Edward-. Dije en un suspiro recordando mis pasados años…






-No Bella, tú sigues siendo la misma persona, igual de buena y amorosa, es solo que no te quieres dar cuenta, tus ojos aun me muestran esa Bella cálida, solo tienes miedo a que salga-. Dijo viéndome fijamente, sentí un pinchazo en el corazón… ¿Yo aun lo amaba?...






-Gracias-. Conteste en un susurro…






-Si fueras humana aun, estarías bastante roja-. Dijo recordando y mostrándome lo mucho que me extraño, y lo mucho que adoraba que yo estuviese cerca de, el…






-Y tu, igual de caballero solo fingirías que tengo calor, y me dirías: que linda te vez Bella-. Dije sonriendo al pensar en tener con quien compartir mi eternidad, mi futuro, mi cielo en tierra…






-Atención a todos los pasajeros, estamos a punto de aterrizar, favor de abrochar sus cinturones, y de antemano les agradecemos por viajar con nosotros-. Voltee a ver a Edward, el que solo pensó:






-Cuando no tengas con quien llorar, llama a quien quieres-. Dijo con una sonrisa mental…






El avión aterrizo, lo último que supe fue que Edward se inclino me dijo adiós, y deposito un suave y cálido beso…






No sentí pero me dejo escrito su número sobre una servilleta, todo esto me había recordado el gran amor que siempre nos habíamos declarado, lo mucho que lo extrañe estos 5 años que me parecieron eternos…, me transforme teniendo solo 17 años, mientras que Edward tenía una apariencia de joven de 21…






Esto no solo fue un vuelo, fue un comienzo, que se dio pie por: un hola desconcertante, un adiós exótico, y tal vez ¿Un nuevo fuego encendido?, tal vez no se había hecho cenizas… El amor volvió a llegar a mi vida con más fuerzas como un ave Fénix que renació de las cenizas…






¿Habrá una segunda oportunidad para mí?

2 comentarios:

Alex dijo...

me encanta este capi tambien te deje uno coment creo en letras de lullaby pero sino esta padrisima esta historia bueno besos y publica pronto

irene dijo...

uuuuufffffffff
esta historia me encanta, cuando ha dicho que el que se sentaba a su lado era Edward Cullen se me ha estrujado el corazon, jajajaajaj maravillosos comienzo un beso guapa y estare expectante para ver como sigue esta historia
Irene